Por la consulta a la base ante previsibles elecciones

referendum

“Los promotores de la Declaración de Zamora reivindicamos la apertura de un proceso de debate amplio, democrático y participativo de la militancia de IU y la convocatoria de un referéndum vinculante para determinar la fórmula bajo la que nuestra organización debe concurrir a los próximos comicios si éstos se producen”

El pacto alcanzado entre PSOE y Ciudadanos de cara a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno se sustenta en un acuerdo que no reúne condiciones suficientes para ser apoyado teniendo en cuenta los intereses de la clase trabajadora de este país, especialmente en lo referente a las modalidades de contratación y despido, a la negociación colectiva, a la subida del salario mínimo y a las anteriores reformas laborables. Tampoco es aceptable en las cuestiones principales de la reforma fiscal. La misma crítica es extensible a la Ley “Mordaza” y a la LOMCE. En estos y otros aspectos sería necesaria una negociación específica con IU porque no vemos la posibilidad de sumarnos a ese acuerdo. Sin ello, nuestro voto de investidura debe ser negativo, pese a que haya puntos en los que podíamos estar de acuerdo si se concretan.

Estamos de acuerdo en que España necesita un cambio, un giro absoluto hacia políticas públicas que restituyan los derechos arrancados a la mayoría social de este país durante los años de crisis. Un cambio que devuelva la salud y el vigor necesario a los servicios públicos y que ponga en marcha políticas de empleo que saquen del paro a los millones de trabajadores que aún se encuentran en esa situación. Ese cambio no va a venir por la derecha. España debe girar a la izquierda y para ello este pacto es inviable.

Después de ver las declaraciones y posicionamientos explicados por las diferentes fuerzas políticas al respecto, y vista la insolvencia de unos y otros para llegar a un acuerdo que posibilite la formación de Gobierno, se vislumbra la convocatoria de nuevas elecciones para finales del mes de junio. Ante esta más que probable circunstancia, es imprescindible que Izquierda Unida comience a trabajar lo antes posible en cómo vamos a encarar ese proceso, y más aún tras los malos resultados obtenidos el 20-D y la incapacidad y escasa voluntad de formar grupo parlamentario demostrada por buena parte de los actuales dirigentes de IU, que ha dejado la situación económica de nuestra organización muy debilitada.

Ante esa próxima convocatoria electoral es necesario que nuestra organización debata en profundidad y con serenidad –estamos a tiempo-, sobre cuál debe ser la mejor fórmula para concurrir a esas elecciones, a la luz de las diferentes experiencias observadas en los distintos procesos electorales habidos en 2015. Y eso significa abrir esa discusión en todas y cada una de las asambleas para que los afiliados y afiliadas de IU hablen y se pronuncien sobre ello. Necesitamos un debate horizontal, democrático y lo más participativo posible que implique y movilice activamente a todos los militantes de IU. Vistas las dificultades económicas sobrevenidas, somos conscientes de que la próxima campaña se hará principalmente gracias al esfuerzo y tesón de esa militancia de oro que siempre ha tenido IU, o no se hará. Estamos convencidos de que si los hombres y mujeres que forman parte de ella son los que toman la decisión acerca de la fórmula bajo la que su organización debe concurrir a los próximos comicios, esos mismos hombres y mujeres también garantizarán que tengamos la mejor de las campañas y resultados posibles.

Por ello, como promotores de la Declaración de Zamora y de acuerdo con los contenidos de la misma que reivindican la mayor participación de la afiliación abogamos por la apertura de un proceso de debate amplio, democrático y participativo entre las bases de IU, así como también por la convocatoria posterior de un referéndum que otorgue a la militancia un papel protagónico en la decisión sobre el presente y el futuro de la organización de cara a unas más que previsibles elecciones generales. Los afiliados y afiliadas de IU no sólo debemos tener la posibilidad de opinar, sino que también deben tener la capacidad de decidir.

Anuncios